ADIÓS.

“Ven.

Pasa.

Entra.

Sé bienvenida.

Pero, por favor,

quítate las botas:

están llenas de pasado,

lo vas a dejar todo perdido

y la verdad es que no quiero perderte”.

 

Le hice caso

y mientras desnudaba mis pies

en la alfombra de su hogar

por fin lo comprendí:

para poder entrar,

hay que dejar salir primero.

 

Así que abandoné mi costumbre

de ensuciarme con los charcos del ayer

y pronuncié esa palabra definitiva.

descalzarse

4 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .