MADRUGADAS.

Te enseñaré a nadar

cuando el llanto te ahogue

y en la noche no puedas respirar.

 

Saldremos a la calle

y para cuando amanezca

las calles ya serán un océano.

 

Porque lloraremos

todo lo que haya que llorar

pase lo que pase y duela lo que duela.

 

No temas desbordarte

el agua limpia y purifica

y arrastra consigo todo lo que sobra.

 

Inúndate y sumérgete en ti mismo

sin miedo a las profundidades ni al hundimiento

porque juntos aprenderemos a nadar.

nadar.png

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.