A RAUDALES.

Mírate,

sujetando fuerte tus escudos

luchando una guerra contra nadie

desde que lo perdiste todo

al no querer o no saber apostar

por la esperanza del verde de sus ojos.

 

No quisiste esperar a la primavera

y te largaste como una cobarde de su vida

para perder el tiempo entre amores de verano

para arrancarle la ropa a otros cuerpos en otoño

con el ímpetu del viento que arrancaba las hojas

y que te alejaba cada vez más de ti misma.

 

Y ahora se acerca el invierno tan veloz

y no esperabas el duro impacto del frío

y no sabes cómo encontrarte en el espejo

y desearías tener a alguien a quien abrazar

y te das cuenta de que todos se han ido

y solo queda el eco en todas partes…

 

Porque creaste un precioso imperio

para después amurallarlo entero,

elegiste las corazas para asegurarte

de que tu corazón estuviera a salvo

y pese a todo seguías tocando a las puertas

esperando que te recibieran con los brazos abiertos.

 

Ignorabas

que no puedes pedir lo que no entregas

que para recibir hay que dar algo a cambio antes

que el miedo a que te hagan daño es lo más dañino

que el amor no es reservarse sino derrochar

que el mayor arrepentimiento es la inacción

que todo puede doler pero todo puede sanar.

 

Así que hazme un favor y ama

de la manera más visceral

con todas tus entrañas

a pecho descubierto

sin desconfianza

y a raudales.

raudales

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.