LA LEY DEL SILENCIO.

El feminismo es racista, eurocentrista, blanco. Si no, ¿cómo se explica la gran repercusión mediática de La Manada, en comparación al escaso impacto en los medios de los abusos a las jornaleras de Huelva?

En el primer caso, es una sola mujer violada; en el segundo, cientas de ellas. Ojo, con esto no quiero quitar importancia al hecho de que, desde que una sola mujer sea víctima de una violación, es una lacra para la sociedad entera.

Pero cuando hablamos de las jornaleras de los campos de fresa onubenses, estamos hablando de mujeres sin recursos, sin formación, con familia, con necesidad. Que vienen hasta aquí a través de mafias en busca de un rayo de esperanza, para poder mantener a sus familiares en sus países de origen.

Por eso, no solo se trata de abusos sexuales. Se trata de abusos de poder. Se trata de tráfico de personas. Se trata de aporafobia. Se trata de esclavitud sexual y laboral. Se trata de chantajes y manipulación. Se trata, en definitiva, de aprovechar la vulnerabilidad de un ser humano para despojarlo de su dignidad.

O cedes o te echan. O te sometes o lo pierdes todo. O dices que sí o te callan a golpes. Les meten en la cabeza la idea de que no pueden denunciar, que no tienen recursos, que las consecuencias de contar la verdad oculta serán fatales.

Y mientras, en Occidente, obedecemos a esa ley del silencio que convierte a los culpables en indemnes. Así que los encargados de esas plantaciones seguirán abusando de sus “trabajadoras” y asistiremos inmóviles e impasibles a depravaciones de los derechos humanos, a ataques contra la integridad física y mental de demasiada gente. Demasiadas personas que se esconden tras cifras, números, estadísticas.

Es la ley del silencio, que acaba con la moralidad, con la ética, con las buenas conductas. Y todo ello amparándose en una justicia española que mira hacia otro lado, que está ciega, que está enferma.

Quiero gritar, desde aquí, que esto no puede seguir ocurriendo. Yo no soy nadie por mí misma, pero si nos unimos con la fuerza que ha llenado calles, avenidas y ciudades otras veces, entonces, seremos imparables. Y tendrán que escucharnos. Y devolveremos la voz a aquellas a las que les ha sido arrebatada. Y tendremos la oportunidad de decir basta, ya no más, se acabó.

Por favor, no hagamos oídos sordos, no pongamos mordazas a la palabra, no nos echemos las manos a la cabeza cuando ya sea demasiado tarde. No seamos cómplices del silencio que oculta a cada verdad, a cada mujer, a cada vida.

jornaleras

9 Comentarios

  1. Aplausos.
    Creo que llamar “feminismo” a esta moda occidental de clase media es insultar al feminismo histórico, a las grandes luchadoras e intelectuales feministas.
    En Argentina han salido miles de chicas a la calle pretendiendo hacer activismo feminista. Taraditas ombligocentristas ignorantes de clase media que dicen sentirse victimizadas, que obscenamente se incluyen en un “nosotras” cuando hablan de la violencia contra la mujer, jamás mencionando las situaciones trágicas de abuso como la que describes, que ocurren en todo el planeta y, aunque suene increíble, a mayor escala y con más brutalidad. Como ejemplo: las mujeres pakistaníes desfiguradas con ácido por algún padre o hermano al que desobedeció. “Sólo en Pakistan hay 4 millones de víctimas atacadas por ácido”. cadenaser.com/programa/2016/02/17/la_ventana/1455723815_404068.html

    Le gusta a 1 persona

    1. Yo no desmerezco la lucha de las mujeres argentinas para decidir sobre su propio cuerpo, ni tampoco el feminismo actual. Me considero feminista y apoyo este movimiento. Sin embargo, comparto contigo la idea de que existen otras muchas luchas importantes a nivel global a las que no estamos prestando atención y cuya brutalidad, como comentas, es inmensa. Creo que, si bien estamos en buen camino, aún queda mucho por andar.

      Me gusta

      1. En ningún momento desmerecí al feminismo. Digo que el movimiento actual es demasiado frívolo.
        “Estar en tetas es un aullido, un grito de guerra. una gesta libertaria, una expresión emancipatoria, una provocación, sí, instalar el cuerpo en un espacio público es una desobedicencia”, dijo una activista argentina. clarin.com/sociedad/feminismo-genero-lucha_0_ryQp4-FPXx.html ¿No te parece adjudicarse demasiado por sacarse el corpiño? En la marcha contra Trump, montones usaron gorritos, rosados. Dijeron que miles de mujeres habían aprendido a tejer para participar, lo que me parece poco aporte a la causa.
        No plantean proyectos estructurales, sólo gritan slogans. A veces en forma violenta y ofensiva, como las chicas de FEMEN.
        No sobreestimes la lucha de las mujeres argentinas, sólo participan algunas mujeres argentinas. Mira las fotos de las manifestaciones y dime cuántas morenas ves (como sabrás, Argentina tiene un alto porcentaje de población con sangre de pueblos precolombinos, morenos.) Y hablan las que llegan más rápido al micrófono, auto eligiéndose como la voz de todas. Eso es totalitario.En el caso del aborto, tratándose de un tema tan importante, deberían hacer un referéndum para escuchar escuchar realmente las voces de todas.
        Estoy de acuerdo con el derecho a abortar sin dar explicaciones pero me molesta mucho que hablen del aborto como si de sacarse un quiste se tratara. ¿Has visto la imagen de un feto de tres meses y medio?

        Me gusta

      2. Como te comenté, me parece que queda mucho por andar y aprender, y eso implica escucharnos entre todas y todos sin excluir a nadie. Por ejemplo, como comentas tú, sin dejar atrás a las mujeres racializadas.
        Pero incluso si aún no se nos escucha a todas, al menos, por fin, se nos escucha. Y creo que eso es un paso crucial para empezar a cambiar y que no sean los hombres quienes dictan leyes que nos afectan a nosotras.
        En el caso del aborto, no creo que nadie hable del mismo como si se tratara de sacarse un quiste. Me parece que es algo a lo que únicamente se recurre por pura necesidad, nadie elegiría algo así si tuviese otra alternativa mejor.
        Además, las leyes que despenalizan el aborto se basan en parámetros científicos según los cuales el embarazo se interrumpe antes de que el ser gestado desarrolle el sistema nervioso y la corteza cerebral. Por tanto, no se puede hablar de un ser humano. De hecho, solo es a partir de la semana 28 (el doble del tiempo estipulado para abortar por la ley española, por ejemplo) cuando se registran respuestas sensoriales y consciencia de estímulos.

        Me gusta

      3. Tu misma acusaste al movimiento feminista actual de “racista, eurocentrista, blanco”. Y yo tengo más críticas. No creo que lleguemos a ponernos de acuerdo. Tanto el feminismo como el aborto son temas muy complejos, abarcan muchas variables y no creo que éste sea el medio adecuado para tratarlos con la dedicación que merecen.
        Un abrazo

        Le gusta a 1 persona

      4. Exacto, creo que la complejidad de estos asuntos genera diferentes puntos de vista. Está bien no estar de acuerdo mientras se afronten las diferencias a través del diálogo, así que ya sabes que te agradezco tus opiniones y espero seguir leyéndote.
        Un abrazo 🙂

        Le gusta a 1 persona

Responder a lavie13 Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .